Botox.

Botox. Las arrugas del tercio superior de la cara (Frente, Entrecejo o Glabela y Patas de Gallo) son producidas por nuestra forma de gesticular y por eso las llamamos Arrugas de Expresión. Son arrugas Dinámicas producidas por la contracción de los músculos que intervienen en la mímica. No se por tanto producto de la edad y suelen aparecer en personas jóvenes.

La Toxina Botulínica es el tratamiento de elección en estos casos, consiguiendo la paralización o relajación de los músculos que intervienen en su formación, como el músculo Frontal, Músculos Corrugadores de la Ceja y la porción externa del Músculo Orbicular de los Ojos

El resultado estético es muy natural, no viéndose afectada la fisonomía del paciente y otorga alegría en la mirada y gran luminosidad   en el rostro, todo ello sinónimo de rejuvenecimiento.

Esta técnica requiere que su ejecución la haga un médico experimentado para evitar efectos secundarios como la ptosis palpebral y las asimetrías en rostro y cejas. En ocasiones se puede producir un pequeño hematoma en la zona de inyección que se resuelve en pocos días. Es una técnica ambulatoria que permite a la paciente realizar una vida completamente normal tras su administración

Los efectos duran alrededor de 6 meses que es el tiempo que nuestro organismo tarda en metabolizar la toxina y los músculos afectos volver a coger el tono muscular previo. La toxina botulínica tiene como efecto preventivo ir parando los músculos que producen las arrugas del tercio superior, para evitar que en la edad madura sean unas arrugas profundas y consolidadas

botox